EL CASARSE PRONTO Y MAL

Por su desgracia acertó a gustar a una joven, personita muy bien educada también, la cual es verdad que no sabía gobernar una casa, pero se embaulaba en el cuerpo en sus ratos perdidos, que eran para ella todos los días, una novela sentimental, con la más desatinada afición que en el mundo jamás se ha visto; tocaba su poco de piano y cantaba su poco de aria de vez en cuando, porque tenía una bonita voz de contralto. Hubo guiños y apretones desesperados de pies y manos, y varias epístolas recíprocamente copiadas de la Nueva Eloísa; y no external image d101anillos.jpghay más que decir sino que a los cuatro días se veían los dos inocentes por la ventanilla de la puerta y escurrían su correspondencia por las rendijas, sobornaban con el mejor fin del mundo a los criados, y por último, un su amigo, que debía de quererle muy mal, presentó al señorito en la casa. Para colmo de desgracia, él y ella, que habían dado principio a sus amores porque no se dijese que vivían sin su trapillo, se llegaron a imaginar primero, y a creer después a pies juntillas, como se suele muy mal decir, que estaban verdadera y terriblemente enamorados. ¡Fatal credulidad! Los parientes, que previeron en qué podía venir a parar aquella inocente afición ya conocida, pusieron de su parte todos los esfuerzos para cortar el mal, pero ya era tarde. Mi hermana, en medio de su despreocupación y de sus luces, nunca había podido desprenderse del todo de cierta afición a sus ejecutorias y blasones, porque hay que advertir dos cosas: Primera, que hay despreocupados por este estilo; y segunda, que somos nobles, lo que equivale a decir que desde la más remota antigüedad nuestros abuelos no han trabajado para comer. Conservaba mi hermana este apego a la nobleza, aunque no conservaba bienes; y esta es una de las razones porque estaba mi sobrinito destinado a morirse de hambre si no se le hacía meter la cabeza en alguna parte, porque eso de que hubiera aprendido un oficio, ¡oh!, ¿qué hubieran dicho los parientes y la nación entera? Averiguose, pues, que no tenía la niña un origen tan preclaro, ni más dote que su instrucción novelesca y sus duettos, fincas que no bastan para sostener el boato de unas personas de su clase. Averiguó también la parte contraria que el niño no tenía empleo, y dándosele un bledo de su nobleza, hubo aquello de decirle:

Comentario:

Este fragmento pertenece al artículo de Mariano José de Larra titulado El casarse pronto y mal.
El tema central de este artículo es la crítica de un aspecto de la sociedad del momento: en este caso el hecho de precipitarse a la hora de casarse.
En el fragmento seleccionado se explica el estado y las habilidades de los dos jóvenes (Elena y Augusto) en el momento en que deciden casarse dejando al descubierto que no están preparados para hacerlo, que es demasiado pronto.
Elena pese a ser muy educada solo se preocupa por su cuerpo y no tiene ni idea de llevar una casa. Tan solo sabe cantar un poco y tocar un poco el piano. Además Augusto no tiene empleo ni ha aprendido ningún oficio.
Se narra su historia de amor y la aversión que muestran los parientes ante esta relación, menos su madre que no se preocupa. También se dice que al final “creen” que están enamorados no que verdaderamente lo estén.
Se critica también la manera de pensar y de hacer de la madre de Augusto, típica de los franceses ya que ella emigró a Francia y su hijo nació allí: se cree noble aunque no tenga dinero, no ve digno que su hijo aprenda un oficio…
En otra parte del texto se compara la manera de pensar de España y la de Francia, muy diferentes en aquellos tiempos, pero se observa una cierta imparcialidad por parte de Larra, no se decanta por ninguna de las dos.
El estilo del fragmento y del artículo entero es en general fácil de entender menos por algunas expresiones un poco más antiguas: vivían sin su trapillo, se embaulaba en el cuerpo, a pies juntillas, sostener el boato…
A parte de esto lo que más destaca son las ironías continuas que utiliza el autor parta realizar esta critica.