Rima XXX:external image ojo_lagrima.jpg

Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón.
Habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino; ella, por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: ¿por qué callé aquel día?,
y ella dirá: ¿por qué no lloré yo?







Esta pequeña poesía es la rima XXX titulada “Asomaba a sus ojos una lágrima” y escrita por Gustavo Adolfo Bécquer.
El tema principal de esta composición es el amor, un amor insatisfecho que causa una gran angustia al autor. Bécquer se lamenta de una acción del pasado y desea poder cambiarla.
Se divide en dos cuartetos de versos endecasílabos.
En el primer cuarteto se habla de una situación del pasado: una mujer está a punto de llorar y el poeta está a punto de pedirle perdón por algo que ha hecho, pero a causa del orgullo la mujer no llora y el poeta no pide perdón. Encontramos figuras retóricas muy interesantes: asomaba a sus ojos una lágrima (personificación), habló el orgullo (personificación).
En el segundo cuarteto se habla del presente, de la situación actual: los dos están separados pero desean estar juntos. Podemos observar dos interrogaciones retóricas que lo dejan muy claro: ¿por qué callé aquel día? ¿por qué no lloré yo? Son las preguntas que se hacen respectivamente y que demuestran que cometieron un error.
En definitiva es una rima que recuerda un tiempo pasado con mucha melancolía y nos hace ver la clara insatisfacción amorosa que sufre Bécquer. Es un poema sencillo pero muy bonito.