Te vi un punto, y flotando ante mis ojos
la imagen de tus ojos se quedó,
como la mancha oscura orlada en fuegoexternal image 236649553c3be403d36bqh7.jpg
que flota y ciega si se mira al sol.

Adondequiera que la vista clavo
torno a ver sus pupilas llamear,
mas no te encuentro a ti; que es tu mirada
unos ojos, los tuyos; nada más.

De mi alcoba en el ángulo los miro
desasidos fantásticos lucir.
Cuando duermo los siento que se ciernen
de par en par abiertos sobre mí.

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche
llevan al caminante a perecer;
yo me siento arrastrado por tus ojos,
pero a dónde me arrastran no lo sé.


Este poema es la rima 72, XIV de Gustavo Adolfo Becquer y se titula "Te vi un punto, y flotando ante mis ojos".
La composición habla de la fasición casi obsesiva que siente el poeta por los ojos de una mujer, que dice le atraen y le arrastran y a los que ve y en los que piensa a todas horas. En ningún momento los describe pero sí los compara, por ejemplo en el tercer verso: "como la mancha oscura orlada en fuego" cuando habla de la forma en que se ha quedado impresa en su mente la imagen de los ojos.
La estructura del poema se conforma de cuatro estrofas con versos endecasílabos y rima libre aunque con un ritmo y sonoridad bien definidos.
Además de la comparación del tercer verso ya mencionadaencontramos otros recursos en la rima, como por ejemplo el paralelismo de los dos últimos versos con los dos penúltimos.