Rima XI
—Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión,
de ansia de goces mi alma está llena.
¿A mí me buscas?—No es a ti, no.

—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro:
puedo brindarte dichas sin fin,
yo de ternuras guardo un tesoro.
¿A mí me llamas?—No, no es a ti.

—Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz;
soy incorpórea, soy intangible:
no puedo amarte.—¡Oh ven, ven tú!



Este poema pertenece a Bécquer y está incluido en su primera etapa de creación poética.
La Rima XI está formada por tres estrofas de 4 versos decasílabos con rima asonante y encadenada.
El contenido de la rima es la descripción de tres mujeres de las cuales una es elegida. La primera estrofa nos describe a una mujer que simboliza la pasión y la sensualidad. La segunda, nos describe a una mujer que simboliza la ternura y la sentimentalidad. Y por último, en la tercera, encontramos a una mujer imposible de alcanzar pero que es la elegida por él. Ésta, reune los rasgos que Bécquer atribuye a su poesía.