Poesía romántica y José de Espronceda

Los poetas románticos recogen los temas propios del movimiento, es decir del romanticismo, que son los siguientes:
- Rechazo del entorno, que les lleva a la evasión o la rebeldía.
- Exaltación sentimental.
- Anhelo de la libertad.
- Comunión con la naturaleza.

Los poetas romanticos se liberan de las normas neoclásicas y realizan considerables innovaciones:
- Experimentan nuevas formas o recuperan otras casi olvidadas, como por ejemplo los romances.
- Usan la polimetría, es decir, combinan versos y estrofas diferentes en una misma obra.
La lírica romántica española no cosechó los frutos que se recogieron en otras literaturas europeas, pues no logra desprenderse del tono retórico y afectado, excepto en el caso de Bécquer y Rosalía de Castro.

En la poesía romántica podemos distinguir dos tendencias que son:
- La poesía lírica intimista, que expresa los anhelos y frustaciones del poeta, sentimientos como el amor, el desengaño o la soledad y temas sociales y religiosos. Podemos destacar poetas como Espronceda, Bécquer y Rosalía de Castro.
Un ejemplo de poesía lírica intimista es la del poema El reo de muerte de José de Espronceda.

El reo de muerte
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!

I

Reclinado sobre el suelo
con lenta amarga agonía,

pensando en el triste día
que pronto amanecerá,
en silencio gime el reo
y el fatal momento espera
en que el sol por vez postrera
en su frente lucirá.

Un altar y un crucifijo,
y la enlutada capilla
lánguida vela amarilla
tiñe en su luz funeral,
y junto al mísero reo,
medio encubierto el semblante,
se oye al fraile agonizante
en son confuso rezar.

El rostro levanta el triste
y alza los ojos al cielo;
tal vez eleva en su duelo
la súplica de piedad:
¡Una lágrima! ¿es acaso
de temor o de amargura?
¡Ay! a aumentar su tristura
¡Vino un recuerdo quizá!

[...]

- La poesía narrativa, que recoge leyendas y temas históricos, cultivada por Espronceda, el duque de Rivas y Zorrilla.
Un ejemplo de poesía narrativa es el poema Vuelta a la patria de José Zorrilla.

l
- EN LA FRONTERA
-¿ Estamos ya en la frontera ?
-El tiro de este relevo
es ya español.-¡Pues afuera!
-¿Qué va usté a hacer ? -La primera
canción que a mi patria debo.

¡España !...¡te vuelvo a ver!
Dios tan lejos me hizo ir,
que temí nunca volver.
Si hoy no me mata el placer
no debo nunca morir.


¡Dame tu tierra a besar;
y puesto en ella de hinojos,
déjame dejar de brotar
las lágrimas de mis ojos
E a Dios un momento orar!

[...]



José de Espronceda (1808-1842)

Espronceda nació en un pueblo de Badajoz, y a los doce años se trasladó con su familia a Madrid.
Ya en su adolescencia sufrió la cárcel y el destierro por combatir el absolutismo. En el exilio se relacionó con conspiradores liberales, y luchó en las barricadas de París a favor de la Revolución de 1830.
Al volver a España, Espronceda, junto a su actividad literaria, se dedicó a la política, integrado en la facción más exaltada del liberalismo.
Espronceda es el prototipo de romántico liberal exaltado, como refleja su obra literaria y su actitud rebelde frente a la sociedad. Su poesía es un apasionado canto a la libertad, con un estilo inconfundiblemente romántico.
Su formación literaria neoclásica se hace patente en sus poemas juveniles, como el incompleto poema "Pelayo". En el exilio, Espronceda se ve influenciado del romanticismo inglés, y por tanto en sus poemas se nota cada vez más esta influencia. Su poesía plenamente romántica, se desarrolla a su regreso a Madrid, Espronceda crea composiciones líricas más personales y más exaltadas, que versan sobre diversos temas. Algunos versan sobre los marginados sociales, y en otros expresa sus ideales políticos o sociales.
Sus obras más importantes son dos extensos poemas narrativos, que también contienen paisages líricos: El estudiante de Salamanca y El diablo mundo.

El estilo literario, en general es, grandilocuente y enfático: la expresión de un temperamento apasionado. las imágenes llenas de violentos contrastes, frecuentes cambios métricos, versos rítmicos y sonoros, la abundante adjetivación efectista, las interrogaciones retóricas, las exclamaciones, etc...dan a su poesía un gran poder de evocaión y una brillante musicalidad.