[1, XLVIII]
Como se arranca el hierro de una herida
su amor de las entrañas me arranqué,
aunque sentí al hacerlo que la vida
me arrancaba con él!
Del altar que le alcé en el alma mía
la voluntad su imagen arrojó,
y la luz de la fe que en ella ardía
ante el ara desierta se apagó.
Aún para combatir mi firme empeño
viene a mi mente su visión tenaz…
¡Cuándo podré dormir con ese sueño
en que acaba el soñar!!


Esta obra de Bécquer, fue hecha en el siglo XIX, concretamente en la segunda mitad. Pertenece al libro de los Gorriones y el de rimas y leyendas. Exactamente esta rima era la primera del libro de los “Gorriones”. Esta obra lírica, es una oda, porqué expresa el temor y el amor que el tiene sobre otra dama.
Esta composición se puede dividir en dos partes la primera son las 12 primeras estrofas, analiza la boda y la segunda parte (la parte restante), afirma que ese amor tiene que ser muy largo. Por lo tanto, el tema de la rima nos quiere decir que “casarse con alguien es expresar el mas ínfimo amor” .
Esta rima contiene 12 versos, entre los cuales forman estrofas de cuatro versos cada una, por lo tanto está formada por 3 estrofas. Cada verso contiene 11 sílabas menos el cuarto verso que contiene 7 versos. Casi en todos los versos se les suma una silaba, debido que son agudos. La rima es asonante y consonante, en los versos impares la rima es consonante y en los versos pares la rima es asonante, la rima en su totalidad es ABAb ABAB ABAB, de esta rima y métrica se puede sacar la conclusión que las estrofas son serventesios, aunque haya versos asonantes y también haya en la primera estrofa un verso de arte menor.
Las figuras retóricas que se pueden observar en esta poesía son las siguientes:
La primera que se puede ver, es un comparación, es aquella relación con un enlace de la realidad y la irrealidad, “como se arranca el hierro de una herida”, en esta misma oración es observable un hipérbaton. Este verso conjuntamente con el tercero y cuarto, se forma un poliptoton, que es la repetición de una palabra con diferentes a cambios gramaticales, en esta obra, es la palabra arranca/arranqué/arrancaba. En el tercer y cuarto verso se forma una metáfora es “aunque sentí al hacerlo que la vida me arrancaba con él. En los dos últimos versos se puede observar una perífrasis, porque con más de una palabra indica un hecho y con una se podría definir, “¡Cuánto podré dormir con ese sueño en que acaba el soñar!” estos versos quieren indicar la muerte.